miércoles, 19 de septiembre de 2007

Requiem por Malasaña






















Esta bella estampa, (que no hubiese sido posible sin el móvil moderno con cámara y blutuz de Marcos Lacio), resume de perfecta manera hasta donde coño ha llegado el consistorio para acabar con cualquier atisbo de diversión que pudiese quedar en la noche malasañeira.

Esa fila de cartones de vino precintados por la policía municipal dan fe de la mezcla de saña y estupidez con que nuestros próceres atajan el problema del botellón en particular y el de la noche en general.

No quiere La Chamarilería erigirse en defensora de costumbre tan contraria al buen beber y al buen comer. Más bien al contrario. La Chamarilería desaprueba sin ambages la juvenil costumbre de infiernizar la vida de los vecinos del centro de Madrid a base de gritos y ácido úrico.

Pero La Chamarilería recuerda tiempos lejanos pre-Matanzo en los que Malasaña era un lugar atiborrado de bares atiborrados de gente, y no se veía un solo personaje mezclando calimocho entre dos coches. La culpa de la aparición de semejantes espectros de la noche barata madrileña hay que buscarla en la inquina municipal contra nuestros locales favoritos: los bares






















Actual vista interior del histórico bar Malandro.


Lo más absurdo de la actuación municipal contra el problema de los ruidos nocturnos etílicos fue tomarla, precisamente, con los locales debidamente insonorizados en los que nos encontrábamos los borrachos pegando voces hasta las tantas sin hacer daño a nadie más que a nuestras neuronas.

Poco a poco estos lugares de esparcimiento sano y juvenil han ido cerrando sus puertas hasta llegar a la situación actual. En la que una pareja de municipales en cada esquina han impuesto la ley seca a partir de las 3:00, cosa nunca vista al sur de los Pirineos.

Supongo que en la barcelonizada zona de Chueca o en los abrevaderos para guiris de Huertas nadie vigila esos horarios. Pero Malasaña es otra cosa, es el símbolo de la movida y la marcha netamente madrileña y se han propuesto acabar con ella en aras de la normalización juerguística dentro del marco de la U.E.

Afortunadamente corren de boca en boca las cuevas de reptiles en las que es posible conseguir cobijo a altas horas, y basta que una desaparezca para que otra tome el relevo. Pero mucho nos tememos que, cuando los alegres mozos del botellón partan hacia nuevos pastos, detrás de ellos sólo quedará un barrio lleno de tiendas de ropa para ricos con tatuajes y restaurantes con sillas blancas minimalistas de plástico que ofrecen todo tipo de tofu a gafapasteros que vienen de comprar vinilos en tiendas para diyeis y biyeis.

Menos mal que nos queda Lavapies, cuyos habitantes importan tan poco que el Ayuntamiento no parece saber ni que existe.

7 comentarios:

Blanca dijo...

amén

elsrgarcia dijo...

comparto la sentencia Blanca...muy ácido el requiem..., y más que úrico

aimaro dijo...

Una pena no haberlo conocido en su estado normal...

1977 dijo...

Es más penoso haberlo conocido y verlo ahora asina.

El Buen Salvaje dijo...

Lo de Malasaña lleva muchos años siendo el reflejo de la decadencia de la juerga, del beber por beber, sin hacer nada más de provecho.

Recuerdo cuando salíamos por allí, al Penta, y escuchabas unas conversaciones la mar de interesantes en los botellones del parque de al lado. Nada de estridencias ni gritos incontrolados. Y la gente se iba a mear a los bares de Barceló, que ahora parecen perritos los muy cerdos.

Me apasiona Lavapiés... Espero que siga dejado de la mano del alcalde por muchos años.

Algunas partes del barrio de Tetuán (algunas) tienen también mucho encanto y, especialemtne en la esquina de la calle Müller con Gonzalo Herrero, que es donde está mi casa favorita.

Saludos salvajes.

lisistrat4 dijo...

Decadencia de juerga y de bolsillos que por un cubata en el tabú nos cascaron 12euracos, a lo mejor allí la gente está acostumbrada a esos precios pero en mi pueblito (en el bar que si encima pides bebida de hace 30 años o más) los cubatas estan a 2,50 eso para los más osados, los que no nos atrevemos con eso nos cobran 3,5.
APOYO EL BOTELLÓN SIN ACIDO ÚRICO.

lisistrat4 dijo...

He de decir que conozco un bar en la zona de entrevias donde te puedes poner hasta las patas y la camarera que es una YAYA (abuela) nos hace las amburguesas ella, es la caña, y a precios para la chavalería.